6 jun. 2010

CONMEMORACIÓN DEL CENTENARIO DE NACIMIENTO DEL CARDENAL ANÍBAL MUÑOZ DUQUE

Durante los días 3 y 4 de octubre de 2008, el naciente Centro de Historia llevó a cabo una serie de eventos de índole cultural, en el marco del centenario del nacimiento del Eminentísimo Señor Cardenal Aníbal Muñoz Duque.

Se destacó la presencia de integrantes de la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica y de la Academia Antioqueña de Historia.



EMINENTÍSIMO SEÑOR ANÍBAL MUÑOZ DUQUE
Primer Cardenal antioqueño, tercero colombiano y único santarrosano.

Nació en la fría meseta antioqueña de Santa Rosa de Osos el 3 de octubre de 1908, en el cristiano hogar de Don Jesús María Muñoz Carrasquilla y Doña Ana Rosa Duque Callejas. Ocupó el tercer puesto en la numerosa familia de doce hijos.

Todos los estudios de preescolar, de primaria, de humanidades, de filosofía y de teología, los realizó en las Escuela Infantil y de Niños y en el Seminario Diocesano de su ciudad natal. Siempre un alumno de notas académicas excelentes, muy brillante en sus ocupaciones manuales y joven de sincera y profunda vida de fe y de virtudes sobrenaturales y humanas.

El 19 de noviembre de 1933 fue ordenado sacerdote en la Catedral Diocesana de Santa Rosa.

Desde 1934 hasta 1950 ejerce su ministerio sacerdotal en el recién fundado “Seminario de Misiones Extranjeras” de Yarumal. Sirvió como profesor, Prefecto, Vicerrector y Rector (1939-1950).

En 1950 llegó a la Curia Episcopal de Santa Rosa a ejercer las funciones de Provicario y profesor de Derecho Canónico en el Seminario Mayor de la Diócesis.

En 1951 fue nombrado Obispo de la Diócesis de Socorro y San Gil en Santander, y en 1952 fue destinado a fundar la nueva Diócesis de Bucaramanga, donde mostró sus grandes calidades de organizador, creando el seminario Diocesano, las diversas parroquias y los nuevos movimientos de pastoral y apostolado.



De 1953 a 1958 ejerció la presidencia de la “Comisión de Doctrina” de Conferencias Episcopales y miembro activo de la “Comisión de Educación”. Además, miembro del “Comité Internacional de Congresos Eucarísticos” y Delegado para la “Asamblea General del Episcopado Latinoamericano de Río de Janeiro” en 1955.

En 1959, pasó a ser Arzobispo de Nueva Pamplona.

En 1962 asistió al Concilio Vaticano II, donde participó en trascendentales debates en diversos temas como la “Libertad Religiosa” y el “Tratado sobre Liturgia”.

Fue Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia en tres oportunidades.

Organizó el XXXIX Congreso Eucarístico Internacional de Bogotá y preparó la venida del Papa Paulo VI a Colombia.

En 1969 fue nombrado Administrador Apostólico de Bogotá y en 1972 se posesionó como Arzobispo Coadjutor de Bogotá y Primado de Colombia, al lado del Cardenal Luis Concha Córdoba.

El 5 de marzo fue distinguido con el título de Cardenal de la Iglesia Católica.

En Bogotá creó seis vicarías episcopales, los departamentos pastorales de liturgia, de jóvenes y de universitarios, de obreros, de familia, de enfermos, de catequesis, de pastoral rural y de pastoral social.

Publicó varias obras sobre la doctrina del Matrimonio, de la Primera Comunión, de estatutos para los capellanes universitarios y de la pastoral de los sacerdotes; además de muchas cartas pastorales.

En 1978 participó en la elección de dos Sumos Pontífices.

En junio de 1984 se retiró de su cargo como Arzobispo y murió en Bogotá el 15 de enero de 1987.

Fue un gran organizador, un ejecutivo de la Iglesia, “un hombre sencillo, modesto y discreto; trabajador infatigable, cuyo sólo descanso era cambiar de ocupación”. Gran conocedor de las personas, de carácter firme y recio, ajeno a todo doblez o componenda, franco y diamantino, de práctico talento y de brillante inteligencia.

Las actuales generaciones de eclesiásticos, encuentran en Monseñor Aníbal Muñoz Duque valores de grandeza para encaminar a la Iglesia por sendas de verdad, justicia y paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario